Control de la temperatura

Comprobación de la temperatura en el baño de ultrasonidos

La directriz RKI "Requisitos de higiene para el reprocesamiento de productos sanitarios"/1 describe el uso de baños de ultrasonidos para la desinfección química y/o la limpieza en el reprocesamiento de instrumentos médicos: "...
Dado que los ultrasonidos pueden provocar cambios de temperatura que pueden tener efectos negativos en los productos sanitarios o en el rendimiento de la limpieza, la temperatura de funcionamiento debe controlarse en el lado del aparato (Cat. IB). ...". Categoría IB significa: "Las recomendaciones son consideradas eficaces por los expertos y sobre la base de una decisión consensuada por la Comisión de Higiene Hospitalaria del Instituto Robert Koch y se basan en pruebas fundadas de su eficacia. La recomendación correspondiente puede clasificarse en la categoría IB aunque no se hayan realizado estudios científicos"./2 Por lo tanto, esta recomendación no es un requisito normativo o legislativo.

La necesidad de controlar la temperatura surgió del funcionamiento continuo, a menudo innecesario, de los baños de ultrasonidos, por el que la energía ultrasónica introducida provocaba un aumento incontrolado de la temperatura. Al funcionar según lo previsto de acuerdo con las especificaciones de tiempo para la desinfección y/o limpieza, es decir, sólo cuando se emiten ultrasonidos cuando el baño de ultrasonidos está cargado, se elimina el suministro continuo de calor. Además, los instrumentos metálicos introducidos extraen calor del baño.

La temperatura se iguala constantemente. Sólo puede producirse un aumento significativo de la temperatura durante varias horas de funcionamiento. Se puede utilizar un termómetro electrónico disponible en el mercado para comprobar la temperatura durante varias horas de funcionamiento previsto. No es necesario que sea a prueba de ultrasonidos, ya que la medición de la temperatura debe realizarse con el aparato apagado. La medición continua de la temperatura durante la emisión de ultrasonidos no es necesaria.

Lo siguiente se aplica a los baños de ultrasonidos sin indicador de temperatura:
Si se mantienen tiempos de sonicación cortos y se carga el baño de ultrasonidos inmediatamente, se puede evitar de forma permanente y con un alto grado de seguridad un aumento de la temperatura por encima de los 40 °C, los compuestos que contienen proteínas no pueden coagularse y, por lo tanto, pueden eliminarse de forma segura. Por ello, recomendamos la desinfección y limpieza intensiva en sólo 5 minutos con STAMMOPUR DR 8 después de haber secado el instrumental.

Es posible reequipar con un indicador de temperatura los dispositivos ultrasónicos más antiguos con un depósito instalado por separado. Para ello, hay disponible un kit de reequipamiento para dispositivos incorporados SONOREX.

Los aparatos empotrables SONOREX más nuevos de la serie ZE-DT disponen de un control de temperatura integrado.


/1 Requisitos de higiene para el reprocesamiento de productos sanitarios; Bundesgesundheitsblatt; 2001 - 44: 1115-1126; Springer-Verlag

/2 Categorías en la Guía para la higiene hospitalaria y la prevención de infecciones; Publicado como prólogo a la 16ª edición ( feb. 2000) de la colección de hojas sueltas: Guía para la higiene hospitalaria y la prevención de infecciones, Verlag Urban & Fischer, Munich

Esto se cerrará en 0 segundos

ES